Vacuna contra la fiebre amarilla Lo que usted necesita saber

Vacuna contra la fiebre amarilla Lo que usted necesita saber

¿Qué es la vacuna contra la fiebre amarilla?

La fiebre amarilla es una enfermedad potencialmente mortal causada por el virus de la fiebre amarilla.

El virus se encuentra en partes de Sudamérica y África. Se propaga a través de la picadura de mosquitos infectados con el virus. No se transmite de persona a persona.

Algunas personas con fiebre amarilla solo experimentan síntomas parecidos a la gripe y se recuperan completamente después de un corto tiempo. Otros desarrollan una forma más grave de la infección que causa síntomas graves, como:

  • fiebre alta
  • vomitar
  • piel amarilla (ictericia)

Según los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC, por sus siglas en inglés), entre el 30 y el 60 por ciento de los que desarrollan un caso grave de fiebre amarilla mueren.

No hay cura para la fiebre amarilla, aunque algunos tratamientos pueden ayudar a reducir los síntomas. También hay una vacuna contra la fiebre amarilla que protege a las personas contra el virus de la fiebre amarilla.

Explicamos cómo funciona la vacuna, cómo se administra y sus posibles efectos secundarios.

¿Cómo funciona la vacuna?

La vacuna contra la fiebre amarilla hace que su sistema inmunológico produzca anticuerpos contra el virus. Se administra como una inyección relativamente indolora.

Si está en los Estados Unidos y está planeando viajar a un área donde la fiebre amarilla es común, deberá vacunarse en un centro de vacunación autorizado para la fiebre amarilla.

Puedes encontrar sus ubicaciones aquí.

Originalmente, una única dosis debía durar al menos 10 años. Pero en 2013, la Organización Mundial de la Salud (OMS) anunció que una sola inyección debería proporcionar inmunidad de por vida.

Tenga en cuenta que este cambio aún no se refleja en el Reglamento Sanitario Internacional, un documento legalmente vinculante publicado por la OMS. Como resultado, es posible que algunos países no acepten un certificado que tenga más de 10 años.

Puedes consultar las regulaciones en países específicos aquí. Es posible que desee llamar a la embajada local antes de su viaje para estar seguro.

¿Cuáles son los efectos secundarios leves?

Al igual que con casi cualquier otro medicamento o vacuna, algunas personas tienen una reacción a la vacuna de la fiebre amarilla.

Por lo general, esta reacción es leve, con efectos secundarios como:

  • fiebre
  • dolores musculares
  • dolor leve en las articulaciones

Además, cualquier tipo de inyección puede causar dolor, enrojecimiento o hinchazón alrededor del lugar de la inyección.

Estos efectos secundarios generalmente comienzan poco después de la inyección y pueden durar hasta 14 días, aunque la mayoría se resuelve dentro de una semana. Aproximadamente 1 de cada 4 personas que reciben la vacuna experimentan efectos secundarios leves.

¿Hay efectos secundarios graves?

Existe un pequeño riesgo de efectos secundarios graves de la vacuna contra la fiebre amarilla. El CDC declara que esto incluye:

  • una reacción alérgica grave, que afecta a aproximadamente 1 de cada 55,000 personas
  • una reacción severa del sistema nervioso, que afecta a aproximadamente 1 de cada 125,000 personas
  • Enfermedad grave con insuficiencia orgánica, que afecta a aproximadamente 1 de cada 250,000.

Después de recibir la vacuna, preste atención a estos síntomas de una reacción alérgica grave:

  • cambios de comportamiento
  • urticaria
  • dificultad para respirar
  • fiebre alta
  • hinchazón de la cara, lengua o garganta
  • mareo
  • debilidad

Busque tratamiento de emergencia si experimenta alguno de estos a los pocos minutos u horas de recibir la vacuna.

Otros síntomas que justifican una visita inmediata a un médico incluyen:

  • Confusión
  • tos
  • dificultad para tragar
  • irritabilidad
  • Comezón
  • nerviosismo
  • latidos rápidos
  • erupción
  • dolor de cabeza intenso
  • rigidez en el cuello
  • palpitante en los oídos
  • estremecimiento
  • vomitar

¿Quién necesita la vacuna?

La vacuna contra la fiebre amarilla se recomienda para lo siguiente:

  • Todas las personas de 9 meses de edad o más que viven o viajan a áreas de América del Sur, África u otros países donde se encuentra el virus de la fiebre amarilla.
  • Personas que viajan a países que requieren pruebas de inmunización contra la fiebre amarilla.
  • Cualquier persona que pueda entrar en contacto con el virus de la fiebre amarilla, como los trabajadores de laboratorio o los profesionales de la salud.

Se recomienda a las personas embarazadas que se vacunen si deben viajar a un área donde hay una epidemia y no es posible protegerse contra las picaduras de mosquitos.

¿Alguien no debería conseguirlo?

La vacuna no debe administrarse a:

  • niños menores de 9 meses de edad
  • adultos mayores de 59 años de edad
  • personas con inmunidad reducida, como personas con VIH o que reciben quimioterapia
  • personas que han tenido una reacción severa al huevo, gelatina u otros ingredientes de la vacuna
  • personas que han tenido una reacción alérgica grave a una dosis previa de la vacuna
  • personas a las que se les haya extirpado el timo o personas con un trastorno del timo
  • Viajeros mayores de 60 años que no hayan sido vacunados previamente contra la fiebre amarilla.

Si tiene fiebre, es mejor esperar para recibir la vacuna hasta que se sienta mejor.

Además, las mujeres embarazadas o en período de lactancia solo deben vacunarse si existe un riesgo inevitable o no es posible la protección contra las picaduras de mosquitos.

La línea de fondo

La fiebre amarilla es una enfermedad grave, por lo que es importante vacunarse si planea estar en un área donde el virus es común.

Si no está seguro de si debe recibir la vacuna, hable con un médico. Pueden ayudarte a sopesar los beneficios y riesgos.

Tenga en cuenta que la vacuna no es infalible. Cuando viaje a áreas con el virus de la fiebre amarilla, es importante que aún se proteja contra las picaduras de mosquitos mediante el uso de redes, repelentes de insectos y ropa protectora.

Trate de permanecer en el interior durante las horas pico, cuando los mosquitos pueden morder para reducir aún más su riesgo. La mayoría de las especies muerden desde el atardecer hasta el amanecer, pero una especie se alimenta durante el día. Permanecer en habitaciones con aire acondicionado puede disminuir su riesgo.