10 posturas de yoga que pueden mejorar la salud de la tiroides

10 posturas de yoga que pueden mejorar la salud de la tiroides

¿Puede el yoga ayudar a su tiroides?

El yoga aporta muchos beneficios a su salud y bienestar en general. Puede equilibrar su energía, aumentar la flexibilidad y aliviar el estrés. Existe una conexión entre el estrés y el hipotiroidismo, pero se piensa que ciertas posturas de yoga equilibran las tiroides que son poco activas o hiperactivas.

Varios estudios han demostrado el efecto positivo del yoga en la mejora de la función tiroidea. Tenga en cuenta que estas posturas no pueden curar el desequilibrio de la tiroides. El yoga es considerado una terapia complementaria. No debe usarse como un reemplazo para ninguna terapia o medicamento que esté recibiendo actualmente.

Busque un maestro de yoga calificado que pueda ayudarlo a armar una secuencia personalizada que sea beneficiosa para su condición. Consulte con su médico antes de comenzar cualquier programa de yoga.

Posturas de yoga para tu tiroides.

La mayoría de estas posturas se consideran estimulantes de la garganta. Se piensa que mejoran la circulación y el flujo de energía alrededor de la tiroides, y estiran y fortalecen el cuello.

Asegúrate de respetar las limitaciones de tu cuerpo. Sé amable y fácil contigo mismo. Puede ajustar o modificar las poses para satisfacer sus necesidades. No tienes que hacer todas las poses en una sesión. Puedes probar una pose o dos a lo largo del día.

1. Hombros soportados

Shoulderstand es a menudo la primera postura que se sugiere para tratar la tiroides. Ya que es una inversión, estimula el flujo de sangre a las glándulas en la parte superior del cuerpo. Se cree que esto tiene un efecto positivo en la eficiencia de la tiroides. Además, se cree que la forma en que su mentón está metido en su pecho en esta posición beneficia la función tiroidea.

  1. Puede usar una toalla o manta doblada debajo de los hombros para apoyarse.
  2. Lleve sus hombros al borde de la manta y deje que su cabeza descanse sobre la colchoneta.
  3. Acuéstese de espaldas con los brazos a lo largo de su cuerpo y las palmas hacia abajo.
  4. Presiona tus brazos y regresa al piso para apoyarte.
  5. En una inhalación, levante las piernas hasta noventa grados.
  6. Exhale lentamente y ponga sus piernas sobre su cabeza.
  7. Tus pies pueden equilibrarse en el aire.
  8. Lleve sus manos a su espalda baja para apoyar su cuerpo.
  9. Mantenga sus dedos apuntando hacia sus caderas con sus dedos rosados ​​a cada lado de su columna vertebral.
  10. Levanta las piernas hacia el techo.
  11. Trate de mantener sus hombros, columna vertebral y caderas en una línea si es posible.
  12. También puede mantener sus caderas alejadas de su cuerpo en ángulo.
  13. Mantenga su barbilla metida en su pecho mientras mantiene su cuello en una posición.
  14. Libera la postura soltando lentamente las piernas hacia atrás sobre tu cabeza.
  15. Lleva tus brazos hacia atrás al lado del cuerpo.
  16. En una inhalación, haga rodar lentamente su columna vertebral hacia abajo por las vértebras y levante sus piernas a noventa grados.
  17. Exhala mientras bajas las piernas al suelo.

Tenga en cuenta su cuello durante esta postura y suspenda la práctica si tiene alguna molestia. Se recomienda que aprendas esta postura bajo la tutela de un maestro que tiene un gran conocimiento de alineación. Recuerde que esta postura no se recomienda a todos debido a la posibilidad de lesiones.

2. Plow pose

En la postura del arado, se cree que la tiroides recibe la misma estimulación que en los hombros. Puede que le resulte más fácil hacer la postura del arado.

  1. Acuéstese de espaldas con los brazos a lo largo de su cuerpo y las palmas hacia abajo.
  2. Presiona tus brazos y regresa al piso para apoyarte.
  3. En una inhalación, levante las piernas hasta noventa grados.
  4. Exhale lentamente y ponga sus piernas sobre su cabeza.
  5. Lleve sus manos a su espalda baja para apoyar su cuerpo.
  6. Mantenga sus dedos apuntando hacia sus caderas con sus dedos rosados ​​a cada lado de su columna vertebral.
  7. Puede colocar un refuerzo o un bloque debajo de sus pies si no llegan al piso.
  8. Mantenga sus manos en sus caderas si sus pies no tocan alcanzar el piso o el soporte.
  9. Si es cómodo y sus pies están apoyados, puede llevar sus brazos a lo largo de su cuerpo o entrelazar sus dedos frente a sus caderas. También puede traer sus brazos por encima.
  10. Libera la postura llevando tus brazos al suelo junto a tu cuerpo.
  11. Inhale lentamente para levantar sus piernas y realinee su columna vertebral a lo largo del piso.
  12. Exhale para bajar las piernas al suelo.

Puede usar almohadas para apoyar sus pies si no llegan hasta el piso.

3. Postura de los peces.

La postura de los peces es la pose perfecta para contrarrestar los hombros. Es más accesible y también se puede hacer por su cuenta.

  1. Siéntese en sus nalgas con las piernas extendidas delante de usted.
  2. Muévase de un lado a la vez para que pueda colocar sus manos debajo de sus nalgas.
  3. Coloque las palmas hacia abajo y los dedos hacia los dedos de los pies.
  4. Dibuje sus codos entre sí y abra su pecho.
  5. Lentamente inclínese hacia atrás sobre sus antebrazos y codos.
  6. Nuevamente, abra su pecho tanto como sea posible y presione sus brazos para mantenerse levantado.
  7. Deje caer la cabeza hacia atrás si se siente cómodo.
  8. Libere levantando su cabeza, soltando sus manos y recostándose sobre su espalda.

Se cree que la postura de los peces y los hombros son los más efectivos para mejorar la función tiroidea. Cuando deja que su cabeza cuelgue hacia atrás en posición de pez, estimula la tiroides exponiendo el área de la garganta.

4. Postura de piernas arriba de la pared.

Viparita Karani, o postura de piernas arriba de la pared, es una inversión restaurativa. No ejerce presión sobre el cuello y es adecuado para la mayoría de las personas. Es una excelente opción ya que es pasiva y ayuda a restablecer el equilibrio.

  1. Use una manta doblada o una almohada firme debajo de las caderas para apoyarse.
  2. Agrega más altura al soporte si eres más flexible.
  3. Siéntate con tu lado derecho contra la pared.
  4. Levanta las piernas a lo largo de la pared al mismo tiempo que te recuestas.
  5. Tus nalgas pueden estar contra la pared o a unas pocas pulgadas de distancia.
  6. Experimenta para encontrar la altura y la distancia que más te convengan.
  7. Suaviza tu garganta mientras relajas el cuello y la barbilla.
  8. Puede mantener sus brazos a lo largo de su cuerpo, por encima de su cabeza o en cualquier posición cómoda.
  9. Permanece en esta posición hasta 20 minutos.
  10. Puede realizar una variación permitiendo que sus piernas se abran de par en par a los lados o juntando las plantas de los pies y doblando las rodillas.
  11. Libera la postura alejándote de la pared.

Se cree que esta postura alivia el estrés que puede contribuir al desequilibrio de la tiroides. Trate de mantener esta postura durante al menos 5 minutos a la vez.

5. Postura de la vaca gato

También se cree que el movimiento fluido en la postura gato-vaca estimula la tiroides. Poner su barbilla en su pecho y luego exponer su chakra de la garganta trae flujo de sangre a esta área.

  1. Póngase a cuatro patas con sus muñecas directamente debajo de sus hombros y sus rodillas debajo de sus caderas.
  2. Mueva su peso hacia adelante y hacia atrás y de lado a lado.
  3. Luego regrese al centro y asegúrese de tener el mismo peso en los cuatro puntos.
  4. Inhala y deja que tu vientre se llene de aire y cae hacia la colchoneta.
  5. Mira hacia el techo y alarga el cuello y la garganta.
  6. Exhala y dibuja tu ombligo en tu espina dorsal.
  7. Coloque su barbilla en su pecho mientras levanta y redondea su columna vertebral hacia el techo.
  8. Deja que tu respiración guíe el movimiento.
  9. Continúa este movimiento que fluye durante unos minutos.
  10. Libérese hundiéndose nuevamente en la postura del niño por unos momentos.

Se piensa que esta postura beneficia la circulación del fluido espinal. Se cree que esto aumenta la claridad mental y aumenta la energía. Enfoca tu atención en el área de tu garganta mientras te mueves a través de esta postura.

6. Postura del barco.

Se dice que la posición de su cuello en posición de bote tiene una influencia positiva en la tiroides.

  1. Siéntate en el suelo con las piernas extendidas delante de ti.
  2. Coloque sus manos en el suelo a su lado.
  3. Lentamente inclina la parte superior de tu cuerpo ligeramente hacia atrás.
  4. Mantenga su columna vertebral recta y su barbilla hacia su pecho.
  5. Equilibra tus dos huesos sentados y tu coxis.
  6. Doble sus rodillas antes de levantar sus piernas en el aire.
  7. Enderezar las rodillas si es posible.
  8. Lleve sus dedos de los pies un poco más alto que el nivel de los ojos.
  9. Levanta los brazos para que queden paralelos al piso con las palmas de las manos enfrentadas.
  10. Puede mantener la parte posterior de sus muslos o mantener las manos en el suelo si es más cómodo.
  11. Involucre su núcleo mientras mantiene su respiración profunda y relajada.
  12. Manténgase en esta posición por hasta 1 minuto.
  13. Libera la postura doblando tus rodillas en tu pecho.
  14. Continúa el equilibrio sobre tus huesos sentados.
  15. Abrace las piernas y baje la cabeza unos instantes.

Mantenga su barbilla ligeramente metida mientras respira constantemente en esta postura. Mantenerse erguido y abstenerse de inclinarse demasiado hacia atrás. Puedes modificar la pose doblando las rodillas.

7. Camello plantean.

Se dice que la fuerte extensión del cuello en la postura del camello estimula la glándula tiroides y aumenta la circulación en esta área.

  1. Ponte de rodillas con los pies extendidos detrás de ti.
  2. Mantenga sus rodillas, caderas y hombros en una línea.
  3. Coloque sus manos en la base de su columna vertebral con los dedos hacia abajo.
  4. Mantenga sus dedos rosados ​​a cada lado de su columna vertebral.
  5. Dibuja los codos uno hacia el otro y abre el cofre.
  6. Sigue presionando tus muslos y caderas hacia adelante mientras te inclinas lentamente hacia atrás.
  7. Deje caer la cabeza si es cómodo.
  8. Si te sientes apoyado puedes volver atrás para sostener tus tobillos.
  9. Puedes moverte sobre los dedos de los pies para que sea más fácil de alcanzar.
  10. Si eres muy flexible, puedes subir tus manos más arriba de tus piernas.
  11. Lleve sus manos a su espalda baja antes de levantarse para liberar la postura.
  12. Relájese en la postura del niño o mirando hacia abajo al perro.

8. postura de la cobra

La postura de la cobra aporta una estimulación suave a la glándula tiroides. No es tan intenso como algunas posturas que te hacen inclinar la cabeza hacia atrás. Dicho esto, está bien liberar completamente el cuello en esta postura y dejar que caiga hacia atrás. Haga esto solo si se siente cómodo.

  1. Acuéstese sobre su estómago con las manos debajo de los hombros y las palmas hacia abajo.
  2. Aprieta tus codos en el costado de tu pecho.
  3. Presiona tus palmas mientras sientes la energía de tus pulgares retrocediendo. Siente la energía de tus dedos meñiques avanzando.
  4. En una inhalación, levante lentamente la cabeza, el pecho y los hombros.
  5. Ven a medio camino, a medio camino, o todo el camino hacia arriba.
  6. Mantenga una ligera curva en los codos.
  7. Si es cómodo, puedes dejar caer la cabeza hacia atrás.
  8. Libera la postura haciendo que tu cabeza vuelva al centro.
  9. En una exhalación, baje lentamente la espalda hasta la colchoneta.
  10. Relaja tus brazos a los lados.
  11. Agite suavemente sus caderas de lado a lado para liberar su espalda baja.

También puede mantener la cabeza hacia adelante y hacer giros suaves del cuello de lado a lado. Gire para mirar por encima de un hombro y vuelva a mirar sus pies. Regresa al centro y gira al lado opuesto.

9. Postura del arco ascendente (rueda)

La postura de la rueda se cree que abre el corazón, lo que significa que te da energía. También estimula el flujo de energía hacia el área de la tiroides a medida que se abre el cuello.

  1. Acuéstese boca arriba y doble las rodillas para acercar los talones a su cuerpo.
  2. Coloca los codos hacia el techo mientras pones las manos en el suelo junto a la cabeza.
  3. Mantenga sus dedos apuntando hacia sus hombros.
  4. Asegúrese de que sus pies no sean más anchos que sus caderas.
  5. Presione sobre sus pies y en una exhalación, levante el coxis y las nalgas.
  6. Dibuja la energía de tus rodillas juntas y mantén tus muslos fuertes.
  7. Presione en el interior de sus pies.
  8. Luego, presione en sus manos mientras levanta la corona de su cabeza.
  9. Luego, presione los cuatro puntos en el piso mientras levanta la cabeza del piso y estira los brazos.
  10. Permita que su cabeza cuelgue hacia atrás y libere cualquier tensión en la garganta.
  11. Lentamente suelta la pose de la misma manera que subiste.
  12. Tómate un tiempo para relajar completamente tu cuerpo.

Si esta postura es demasiado difícil o te causa dolor, no lo hagas.

10. Postura del cadáver.

Si bien esta postura puede no parecer difícil, en realidad puede ser difícil permanecer en silencio durante un lapso de tiempo. Esta postura permite que tu cuerpo descanse completamente abierto y completamente apoyado.

  1. Acuéstese de espaldas con los pies separados a la altura de la cadera y los dedos de los pies extendidos hacia un lado.
  2. Extiende tus brazos lejos del cuerpo con las palmas hacia arriba.
  3. Coloque su cabeza, cuello y columna vertebral en una línea.
  4. Permítase relajarse completamente y libere cualquier tensión en el cuerpo.
  5. Cae pesado al piso mientras permites que tu respiración se relaje.
  6. Es posible que desee doblar las rodillas para apoyar su espalda baja.
  7. Puede colocar almohadas debajo de sus rodillas para apoyo adicional.

Pose de cadáver permite la relajación completa. Es una gran manera de relajarse y desvestirse. Te ayuda a ser consciente de cualquier tensión que estés sosteniendo en tu cuerpo. Mantenga su atención en su respiración moviéndose a través de su cuerpo. Observe cómo se siente su cuerpo. Puedes practicar hasta 25 minutos. Puede optar por hacer una sesión de meditación guiada o yoga nidra mientras se encuentra en posición de cadáver.

La comida para llevar

Agregar algunas o todas estas posturas de yoga a su rutina puede ayudar a mejorar la función tiroidea. Haga lo que se siente mejor a diario. Trate de hacer al menos un poco de yoga cada día.

Estas posturas pueden llevarlo a descubrir nuevas variaciones y posturas que le brindan el mayor beneficio. Siempre escucha a tu cuerpo. Sé consciente de cómo te afecta cada postura y especialmente de tu tiroides.